viernes, 5 de diciembre de 2008

Hijos sobreprotegidos

Aquí les habla la voz de la experiencia

Soy integrante del club hijas sobreprotegidas. Desde que era una nena que mis padres no solo me cuidaron sino que me “ahogaron” sin quererlo. Y eso fue debido primero a mi discapacidad motriz y después de compras en cantidades industriales de buzones a psicopedagogas imbeciles que les lavaron la cabeza y enjuagaron varias veces con frases negativas sobre mi persona, que nunca tuvieron nada que ver con la realidad.

El gran tema radica en que muchas veces los padres creen que esto es correcto y que cuando uno se queja de que lo sobreprotegen pasa por desagradecido y siempre creen que trabajándote la culpa vas a decir, uy soy una hija de puta por no dejarme ahogar. Cuando en realidad los padres deben abrir un poco mas la cabeza y replantearse si están haciendo bien o mal las cosas.

Porque el hacer todo por los hijos es algo negativo, ya que destruye el autoestima porque al creer que no podes valerte por vos mismo entonces termina creyendo que sos realmente un bueno para nada. Y lo que termina pasando es que te volvés dependiente de alguien o de algo para hacer las cosas

Lo peor es cuando se empieza a patalear por un poco de libertad, se vuelven mas densos que nunca y empiezan con las frases típicas de “tengo miedo” “te puede pasar algo”. No salgas, ¿ donde vas? ¿ a que hora volves? ¿ con quien vas? Deja que te llevo yo ( y capaz estas a media cuadra del lugar) y eso no tiene que ver con querer cuidar sino con meter miedos propios a los hijos. Miedos que en realidad son fantasmas que les han sido inculcados pero no han sabido como hacerlos desaparecer.

Ser sobre protegido genera comodidad, todo lo hacen por uno , pero llega un momento en el que es necesario incomodarse , decir basta, empezar a ponerle limites a los padres. Porque lamentablemente todos somos mortales y en algún momento dejamos este mundo. Y usualmente los primeros que lo hacen son los padres. Por lo tanto es mas que necesario empezar a valerse por si mismo.

La sobreprotección es símbolo de temor, de tenerle miedo a que los hijos crezcan y se vayan. La mejor herramienta contra el miedo es el conocimiento. El que teme es porque no sabe y si no sabe trata de hacer con lo que tiene y sabe y muchas veces eso significa hacer todo desde lo aprendido emocionalmente pero no siempre es el mejor camino. La razón debe ir por sobre la emoción para evitar sobre proteger a los hijos. No es sencillo pero es posible

Natyluz
Naty164@hotmail.com


No ha aprendido la lección de la vida aquel que no vence un temor cada día. Ralph Waldo Emerson

3 comentarios:

Gabriel dijo...

"la mejor herramienta contra el miedo,es el conocimiento"....muy buena!!!....te dejo mis saludos...y me encantò!!!...besos!!

Dorys dijo...

Hola, apoyo tu opinión. Considero que muchas madres no aceptn que al cortar el cordón umbilical se le da libertad, autonomía e independencia a los hijos.
Asimismo, algunos padres no asimilan el hecho de que los hijos no les pertenecen, sino que son de la vida y que ellos son los responsables de formarlos para ser capaces de vivirla de la mejor manera posible.
Recordar siempre: "No les des el pez, enseñalos a pescar..."

Anónimo dijo...

simplemente los hijos sobre protegidos no consiguen nunca lo que quieren, aunque algún día se casen y formen su familia, siempre dependerán de sus padres y los padres siempre estarán al pendiente de sus protegidos, me da gusto ser de los hijos a los cuales no se les puso mucha atención, es decir los "no sobre protegidos", pues al momento gracias a Dios puedo ayudar a otras personas y no dependo de nadie y de nada (excepto de Dios mismo) para hacer lo mejor que puedo. ¡¡¡¡Abrazos!!!!